Sion Latino

Foro sionista de habla hispana


No estás conectado. Conéctate o registrate

La Pasión de Cristo volcó su veneno antisemita

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Fernando


Forista maestro
Forista maestro
La película de Mel Gibson, La Pasión de Cristo, ha sido un foco de preocupación para la comunidad judía desde el mismo momento en que fue anunciada su producción, partiendo de que los judíos han sido acusados de la muerte de Jesús y esto ha sido una fuente de antisemitismo por espacio de dos mil años. Una superproducción que se concentra en la crucifixión, realizada por un exitoso productor, demanda nuestra atención y escrutinio.

Después de ver la película de Gibson, encontramos que todas las preocupaciones están fundamentadas. Un casi imperceptible ejercicio de sustituir la violencia por la espiritualidad, La Pasión ofrece un detalle de la crucifixión que es más cercano al evento histórico que al apego por el texto bíblico, frecuentemente marcado por el antisemitismo tanto en su narrativa como en su imagen.

Más allá de las afirmaciones de Gibson indicando que toda la humanidad es responsable de la crucifixión, la película inequívocamente describe la muerte de Jesús como resultado de una conspiración de líderes judíos. La versión que la película se adhiere exclusivamente al texto del Evangelio no es del todo cierta. Gibson agrega repetidamente escenas no bíblicas en las que se absuelve a los villanos históricos, como lo son Poncio Pilatos y Judas Iscariote, incrementando de paso la participación culpable, dentro de un morbo sádico, de las figuras rabínicas y sacerdotales judías. Pilatos, queda bien claro en las escenas, crucifica a Jesús sólo por el miedo a una insurrección que le pueda costar su propia vida. Gibson, a su vez, agrega una escena en la que Jesús le dice a Pilatos que él (Pilatos) no es culpable, que él tan sólo es una herramienta en las manos de aquellos que le entregaron en sus manos (eso quiere decir: los judíos). Las adiciones extrabíblicas de Gibson sirven para hacer ver a los judíos como lo peor posible: los sacerdotes vienen a la escena de la crucifixión para hacer mofa de Cristo en ella, de lo que no hay precedente en los Evangelios.

La apariencia de los judíos va acorde con su rol en la narrativa: el judío malvado tiene la nariz grande, pelo largo, desaliñado, constantemente referido con prácticas litúrgicas para recordarle a la audiencia su identidad judía. El vínculo entre los sacerdotes y el diablo nos remite al antisemitismo medieval. Gibson hace esfuerzos para mitigar esta visión mostrando a unos cuantos “judíos buenos” pero la saturación del estereotipo en la visión del fariseo/sacerdote es tan extrema que ese esfuerzo difícilmente se puede registrar. Gibson, a su vez, también hace alusión a los homosexuales, dándonos una imagen afeminada de Herodes antes de volver al noble Pilatos.

La visión física de los judíos en el film es apenas una parte de la tendencia que tiene Gibson a asociar la belleza física con la estatura moral y la fealdad con la depravación. Por lo tanto, Pilatos, Jesús, María, etc., son atractivos y fotogénicos, mientras que los judíos son criaturas desdeñables, en tanto que los romanos que se encargan de la crucifixión son seres gordos con dientes putrefactos. Nos preguntamos si las imágenes de los judíos en la película están motivadas por el ánimo antisemita de Gibson o tan sólo por su deseo de dividir al mundo entre demoníacas y heroicas figuras y representar a cada categoría con una crudeza de término. Tal y como es el deseo de Gibson, el retrato de los judíos en la película es injurioso y sintetiza los vicios de las imágenes antisemitas.

Esta no es una película cristiana pero sí es una nihilista. Son tan pocas las enseñanzas de Jesús presentes en la película que, derivando de La Pasión, se conoce poco de él más allá que los judíos lo destinaron a tener una muerte cruel. No puede surgir otro mensaje de la bizarra combinación de estereotipos medievales y la sensibilidad moderna ante el sufrimiento. La Pasión es burda en cuanto a la descripción que hace de los judíos como puede serlo describiendo al cristianismo, a la par que absurdamente busca refugiarse en una áurea de espiritualidad. Dibuja las peores tradiciones del antisemitismo medieval, artísticamente es pobre y dudamos que sea una herramienta que ayude a los no cristianos a comprender a la cristiandad. Por ello, La Pasión es una película que tanto a judíos como a no judíos les gustaría evitar.



* Departamento de Comunicaciones de B’nai B’rith Internacional Traducido por B’nai B’rith de Venezuela

Ver perfil de usuario http://sionlatino.comxa.com

Huésped


Invitado
Si no se hubiese hecho tanto escándalo por tildar a la película de antisemita, Mel Gibson no hubiera "cosechado" tanta guita como lo hizo, ya que mucha gente fue a ver la película por curiosisdad. Razz

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.